Pedido telefónico:

Vestidos para una boda de noche

Las bodas de noche suelen ser las favoritas de muchas mujeres por la posibilidad de sacar sus mejores galas. En este tipo de bodas los vestidos largos y de fiesta son los protagonistas y se permite también recargar un poco más el maquillaje, el peinado y hasta las joyas y complementos.

Sin caer en la exageración, la noche da mucha más libertad para poder llevar un maquillaje de fiesta que de día quedaría extravagante o unos pendientes largos que son simplemente perfectos pero que durante el día no encajarían con ningún look.

Vestidos de noche

Para una boda de noche puedes elegir cualquier vestido de fiesta que te guste. Están permitidos los brillos y las lentejuelas, siempre con el punto de discreción que marca la frontera entre la elegancia y la exageración. Los vestidos largos son los protagonistas en estas celebraciones.

Menos el blanco, cualquier color está permitido aunque se recomienda escapar de los estampados que pueden ser una apuesta arriesgada para la noche. Los tonos lisos y, como mucho, algún bordado en color son más que suficientes para dar el toque especial a un vestido dejando las telas estampadas para las bodas de día.

Pero no todas las mujeres son iguales y aunque la mayoría están deseando tener una oportunidad para lucir un vestido largo otras prefieren ir a contracorriente. Si te gusta ir de corto y no quieres tener que tapar las piernas, los vestidos bandage te permiten ir muy elegante a cualquier boda por la noche sin tener que ir de largo.

A no ser que en la invitación de la boda especifique que las mujeres deben de ir de largo este tipo de vestidos son ideales para quienes quieren ir un poco diferentes a una boda por la noche.

Zapatos de noche

Los zapatos de fiesta no cambian demasiado respecto al día o a la noche. Normalmente se utilizan de manera indiferente, especialmente ahora que los zapatos con brillo se llevan incluso en el calzado informal.

Escoge unos zapatos o unas sandalias cómodas que te permitan llevarlas puestas tanto tiempo como dure la fiesta sin sufrir por ello y disfruta luciendo un calzado que no está hecho para ir al maletero del coche una vez que se sale de la iglesia.

El chal a juego con los zapatos o el vestido sigue siendo un complemento imprescindible para ir elegante a la iglesia y lucir el vestido con gracia.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
x